Nuestro objetivo es ayudar a conformar colectivamente ciudades cardio-responsables coordinando los intereses de comercios, instituciones y ciudadanos.
Más allá del simple cómputo del número de desfibriladores instalados en ella, una ciudad cardio-responsable se caracteriza por los siguientes elementos:

– Distribución de los espacios cardioprotegidos de forma que sea posible el acceso a un desfibrilador en menos de 5 minutos desde cualquier punto de la ciudad.
– Información de fácil acceso para los ciudadanos sobre el emplazamiento de los espacios cardioprotegidos de la ciudad.
– Formación de los ciudadanos en soporte vital básico (SVB) y en manejo de aparatos desfibriladores externos semiautomáticos (DESA).
– Intercomunicación en caso de urgencia vital entre los que acuden en auxilio de un accidentado, el aparato desfibrilador, los ciudadanos formados y el sistema de respuesta sanitaria de emergencia.