Preguntas Frecuentes

¿Qué es un DESA?

El Desfibrilador Externo Semiautomático (DESA) es un aparato electrónico portátil que diagnostica y trata el paro cardiaco por Fibrilación Ventricular o por Taquicardia ventricular sin pulso, con el único tratamiento efectivo que existe: un choque eléctrico.

El DESA está pensado para ser utilizado por personal no sanitario, de tal forma que siguiendo sus instrucciones se puede utilizar con total seguridad, tanto para la persona que sufre la parada cardiorespiratoria, como para el reanimador que se encuentra manejando el DESA.

Recordemos que el paro cardíaco puede ocurrir a cualquier persona, en cualquier momento y en cualquier lugar. Debemos apuntar también que el riesgo de paro cardíaco aumenta con la edad y en personas con problemas de corazón. También la parada cardiaca por fibrilación ventricular aparece en personas sin ningún factor de riesgo asociado, como por ejemplo los deportistas y trabajadores mientras se encuentran en la empresa.

¿ Cómo funciona?

El DESA analiza rápidamente el corazón de una persona que supuestamente ha sufrido una parada cardíaca o cardiorespiratoria. El DESA verifica si está recomendada una descarga eléctrica y permite realizar varias descargas intercalando éstas con el masaje cardíaco para mantener a la persona en las mejores condiciones para sobrevivir hasta la llegada de los servicios de emergencia que hemos avisado a través del 112. El equipamiento y funcionamiento es simple: Dos parches adhesivos conectados al equipo que son colocados sobre el pecho descubierto de la persona que ha sufrido el ataque, permiten analizar el ritmo del corazón y, si se confirma que se trata de una fibrilación ventricular o taquicardia ventricular, el equipo recomendará la descarga y el socorrista que lo esté manejando deberá pulsar el botón.

¿Es complicado su manejo?

El DESA puede utilizarlo cualquier trabajador en su empresa, con la adecuada formación, ya que el propio equipo va guiando sobre los pasos a seguir, mediante mensajes visuales y sonoros.

Si por error, alguien tratara de utilizar el equipo en una persona que simplemente ha sufrido una lipotimia, el aparato analizara el ritmo de la persona y NUNCA permitirá que la descarga eléctrica se efectué si NO es necesaria. Por lo expuesto anteriormente nos podemos hacer una idea de las excelentes capacidades de funcionamiento del DESA, para ser manejado por personal no sanitario con TODA SEGURIDAD.

¿Qué obligaciones implica ser titular de un DESA en mis instalaciones?

Las obligaciones de los titulares de un DESA son, básicamente, la siguientes:

  • Consentir la instalación de la señalética requerida legalmente
  • Comunicar a la administración autonómica la instalación del DESA
  • Designar un responsable para el uso del DESA, proporcionarle la formación necesaria y conservar la certificación acreditativa de la formación a disposición de la autoridad sanitaria que lo requiera.
  • Mantener en DESA en buenas condiciones de conservación
  • Cumplimentar la hoja de asistencia en el caso de uso del DESA y remitirla a la administración autonómica dentro de las 72 horas siguientes a la parada cardíaca o cardiorespiratoria ocurrida.

¿En qué consisten las obligaciones relacionadas con la señalética?

En Galicia hay que cumplir con las disposiciones contenidas en el Decreto 38/2017, lo cual significa que:

  • La señalización de la disponibilidad de un desfibrilador deberá ser clara y simple, y cumplir con las recomendaciones de señalización establecidas por el International Liason Committee on Resuscitation (ILCOR).
  • Para la señalización de la disponibilidad se utilizará color estándar RAL 6032 o equivalente: RGB:0-152-100.din 616421.7:6.5.4; Pantone 348C.
  • Por debajo de la señal se colocará en recuadro aparte la palabra DESA, en tamaño mínimo de ¼ del recuadro superior.
  • Ambos diseños deberán seguir las condiciones definidas por ILCOR y establecidas según las normas ESO 7010, 3864-3 y 9186-1.
  • La situación del desfibrilador deberá identificarse debidamente precisando su localización en los planos de evacuación u otros o mapas informativos del lugar y la manera para dirigirse una posible persona usuaria.
  • Se instalará el desfibrilador dentro de una vitrina homologada, de esta manera se beneficiará la fácil localización del desfibrilador, así como su correcto control.

¿En qué se concretan las obligaciones de comunicación con la administración autonómica?

Las obligaciones del titular de un DESA a este respecto se refieren a la comunicación de la instalación, retirada, mantenimiento y uso del DESA.

Instalación:

La campaña pretende que todos los DESA instalados se inscriban en el Rexistro de Desfibriladores Externos de Galicia. Para ello hay que presentar en la Xunta de Galicia una declaración responsable junto con la siguiente documentación:

  • Copia del documento nacional de identidad o documento identificativo equivalente, sólo en el caso de no denegar su consulta.
  • Memoria descriptiva de la ubicación del desfibrilador y vías de acceso.
  • Documento en el que se identifique al personal responsable del desfibrilador.
  • Documento en el que se indiquen los datos de geolocalización del dispositivo, en su caso.

De esta manera, el DESA estará dado de alta en la aplicación de la Fundación Urxencias Sanitarias Galicia y será accesible a los servicios del 061 en caso de parada cardíaca o cardiorespiratoria.

Retirada:

Si ya no deseas contar con un DESA registrado en tus instalaciones tendrás que darlo de baja en el Rexistro de desfibriladores externos de Galicia mediante una simple comunicación de cancelación de la inscripción.

Mantenimiento:

Todas las variaciones que se produzcan en el DESA (cambio de ubicación, personal responsable…) deberán ser notificadas a la administración para la actualización del registro.

Uso:

Una vez ocurrido una parada cardíaca o cardiorespiratoria hay que contactar inmediatamente con la Central de Coordinación de Urgencias Sanitarias de Galicia-061, con el objeto de garantizar la debida continuidad asistencial y el seguimiento médico de la persona afectada

Una vez utilizado el DESA, el personal que llevó a cabo la desfibrilación o la persona responsable del dispositivo, deberán cumplimentar la hoja de asistencia y remitirla a la administración autonómica dentro de las 72 horas siguientes, junto con la información electrónica del suceso recogida en el sistema de datos del desfibrilador.

¿En qué consiste la obligación de designación de un responsable?

El titular de un DESA debe designar uno o más responsables que habrán de estar convenientemente formados para la utilización del DESA en caso de parada cardíaca o cardiorespiratoria. Se recomienda mantener de forma permanente personas formadas en número suficiente como para poder cubrir dicha zona durante el horario de prestación de servicios y/o de realización de actividad. Lo ideal sería que existieran dos responsables por turno (para cubrir eventuales bajas o vacaciones), pero como mínimo habrá de existir uno.

Cualquier persona puede ser designada como responsable, no necesitándose especiales habilidades, conocimientos o formación. En todo caso, el designado debe aceptar voluntariamente la designación.

Las obligaciones del designado surgen en el momento de que ocurra una parada cardíaca o cardiorespiratoria, en cuyo caso deberá contactar inmediatamente con la Central de Coordinación de Urgencias Sanitarias de Galicia-061 y seguir sus instrucciones conforme la formación recibida de manejo del DESA. Con posterioridad a la atención del sujeto colapsado, deberá rellenar y firmar la hoja de asistencia.

¿Cuál es el contenido mínimo de la formación?

Habrá una formación inicial de 8 horas y deberá hacerse un curso de reciclaje de 4 horas cada 2 años.

El contenido de la formación se divide en dos partes: introducción teórica y parte práctica.

En la introducción teórica se impartirán conocimientos sobre las siguientes materias:

  • Cadena de supervivencia
  • Parada cardiorespiratoria
  • Resucitación cardiopulmonar básica
  • Desfibrilador externo automatizado

En la parte práctica se impartirá formación práctica sobre:

  • Resucitación cardiopulmonar básica
  • Uso de desfibrilador externo

¿Puedo enviar a todos mis trabajadores al curso de formación?

En principio si, pero tendrás que prescindir de 8 horas de su tiempo de trabajo pues la formación del trabajador debe de realizarse durante su horario de trabajo o compensarse con horas de trabajo.

¿Las personas formadas han de aprobar un examen?

La formación es presencial y termina con la entrega de la certificación acreditativa de la formación recibida si se concluye con éxito un test de preguntas con varias respuestas alternativas. El profesor o profesora será una persona que cuenta con una homologación para impartir la formación y si considera que alguna persona no ha quedado suficientemente formada como para usar un DESA simplemente no le proporcionará la certificación que acredita que esa persona está formada.

¿Por qué instalar un DESA?

Aunque su instalación es opcional, al convertir nuestra empresa en un espacio cardioprotegido conseguimos:

  • Incrementar la seguridad y protección de las personas que trabajan en las instalaciones de la empresa/entidad ante situaciones de emergencia cardiaca.
  • Potenciar la imagen de responsabilidad social de la empresa/entidad al disponer de un espacio cardioprotegido
  • Incrementar el valor de la oferta de servicios de las instalaciones de la empresa

¿En qué sitios es recomendable instalar un DESA?

Según las recomendaciones de diferentes entidades expertas en este tema, sería muy útil y recomendable disponer de desfibriladores semiautomáticos (DESA), en:

  • Lugares donde la probabilidad de que ocurra una parada cardiaca es de al menos una cada 2 años
  • Terminales de transporte internacional y nacional con un tránsito de más de 1.000 personas
  • Centros comerciales superiores a 1.000 m2
  • Estadios
  • Centros deportivos
  • Locales de espectáculos
  • Salones de conferencias y eventos exposiciones
  • Gimnasios
  • Centros educativos
  • Empresas con determinadas características, especialmente en empresas alejadas de la llegada de los servicios de emergencias médicas, que cuenten con trabajadores con factores de riesgo, o hayan tenido una emergencia cardiaca con anterioridad en sus instalaciones
  • Incrementar la seguridad y protección de las personas que trabajan en las instalaciones de la empresa/entidad ante situaciones de emergencia cardiaca.
  • Potenciar la imagen de responsabilidad social de la empresa/entidad al disponer de un espacio cardioprotegido
  • Incrementar el valor de la oferta de servicios de las instalaciones de la empresa